Biodiario‎ > ‎

Un gavilán en el colegio

posted Oct 30, 2013, 3:12 AM by Gabriel Pardo
 
 
El viernes apareció en las pistas de paddle una rapaz muerta. No se trataba de una rapaz cualquiera: era una hembra de gavilán. Un pollo entremudado. Era preciosa, estaba gorda y perfecta de pluma. Estaba erguida, el impacto contra el cristal de las pistas debió de ser tremento.
 
El gavilán (Accipiter nisus) es un ave muy especial. Aunque es muy frecuente, no se deja ver. Sabemos que vive al lado del colegio porque ya se había visto un macho hace unos meses. Incluso, habíamos visto otra hembra en Sorzano. Pero no es fácil de ver porque es un ave de bosque y no le gusta volar alto. Tenerla en las manos ha sido una experiencia única.
El gavilán es una vae ornitófaga, es decir, se alimenta sólo de aves. Además, sólo se come las aves que caza: no come aves muertas. Esto lo convierte en un experto cazador: de hecho, se ha utilizado desde tiempos lejanos para la cetrería. Su primo más cercano es el azor, con quien conforma la familia de los accipítridos. El nombre accipiter viene del latín, que significa "tomar con las manos", en referencia a su aptitud cazadora.
 
 
                               
 
Sabemos que se trata de una hembra por su tamaño. En esta especie el dimorfismo sexual es muy marcado: la hembra es muy superior en tamaño al macho. Además, este tiene tonos rojizos en el pecho y en la cabeza. Por último sabemos que el ejemplar que chocó en las pistas se trataba de un pollo entremudado, es decir, un pollo nacido este año que está cambiando su plumaje de jóven al plumaje de adulto. El gris con barras laterales en el pecho es propio de los adultos. Los jóvenes son parduscos y el barrado del pecho es vertical. Este ejemplar tenía una mezcla de ambos plumajes.
 
En cualquier caso, es una suerte poder coger y ver tan cerca un ejemplar como este. Una rapaz distinta, preciosa, misteriosa en muchos aspectos. Os cuento que hace quince años me compré un gavilán en Inglaterra. Me lo trajeron a España en avioneta y lo entrené para cazar con él. Se llamaba Galia, y pasamos muchas tardes cazando juntos. Como os digo, una rapaz distinta.
 
Comments